Siracusa 16: 100% Acústica, 100% Eléctrica

La Siracusa 16 es la nueva integrante de la familia Siracusa, con una caja mayor. La frase que la presenta no es un recurso forzado; realmente esta guitarra es 100% acústica y 100% eléctrica.

Cualquier guitarrero debería estar siempre preguntándose cuál debería ser su papel en el negocio de hacer guitarras. En mi caso, mis clientes quieren instrumentos custom, así que esa parece la respuesta más sencilla: intento materializar las guitarras que mis clientes sueñan. Sin embargo, siempre he sentido la necesidad de desarrollar un concepto de guitarra tan lleno de sentido común que los guitarristas pudieran aceptarlo tal cual. No mencionaré ejemplos, todos los tenemos en mente. En contraste con esto, el mercado está lleno de guitarras que solo son variaciones cosméticas de esos modelos, a veces complementadas con ideas locas que suelen venderse como nuevos conceptos. Nunca he trabajado conscientemente intentando la creación de un arquetipo, pero la idea siempre ha estado en el fondo de mi pensamiento. He recogido ideas de todos sitios; muchas de mis clientes, otras de colegas constructores, otras mías propias. Entonces, en lo que comparo con una especie de proceso de masa crítica, todas esas ideas comenzaron a asentarse hace unos tres o cuatro años con los modelos Berlín-II y Siracusa. Esta vez es el turno de la Siracusa 16, una guitarra que no solo tiene una estética impresionante, sino que respira sentido común.

Mástil: Construcción laminada, con refuerzos de grafito en lugares específicos. Tiene 15 trastes fuera de la caja, un tiro de 25.5 pulgadas, una anchura de cejuela de 43 mm y una distancia entre cuerdas en la cejuela de 35 mm. Como la Siracusa de 15 pulgadas, las clavijas Gotoh Stealth tienen sus mecanismos escondidos en el interior de la pala. Los trastes son de acero inoxidable, y el diapasón es de ébano con cierto rizo y moteado. El frontal de la pala es de ébano exótico.

Las clavijas y el alma tienen bonitas tapas con cubiertas de ébano. Sin embargo, cualquiera que conozca la madera sabe que las piezas así de finas se romperán, y más aun con los tornillos tan cerca de los bordes. Para evitarlo, el ébano va encolado a un soporte de fibra de vidrio, que suministra la necesaria resistencia mecánica. Bello y funcional: como debe ser.

Cuerpo: La caja tiene una anchura de 16 pulgadas. Es más corta que en mis otros diseños de 16 pulgadas, de manera que tiene una identidad propia. La tapa y el fondo están tallados a mano, y sus graduaciones son extremadamente ligeras, haciendo que esta sea una guitarra muy responsiva. Las varetas, en X, son también muy ligeras:

Como el mástil, también la caja tiene algunos refuerzos de grafito, en este caso en el bloque delantero.

El fondo y los aros son de zebrano:

Esta madera tiene un fuerte carácter, pero no se suele encontrar en archtops debido a su grano entrelazado, que complica mucho el tallado. Sin embargo, me gusta tanto que también la usé para los filetes:

La tapa está tallada a mano, en pícea europea:

Accesorios: El golpeador es una estructura con un esqueleto de fibra de carbono de 2 mm de espesor, incrustado en el interior de una pieza de ébano ahuecada. Esta es la parte externa, la única visible. Los pickups se disponen en el golpeador, que también integra los potenciómetros, el selector de pickups y un conmutador:

Llevo muchos años haciendo pickups, y estoy muy orgulloso de los que se ven aquí, tanto por el elegante método de construcción (hechos de una pieza ahuecada de madera, en la que se instalan las delicadas bobinas sin carrete) como por el tono. Tienen dos filas de piezas polares, por si quieres usar cuerdas de bronce (las entorchadas dan un nivel muy inferior al de las lisas, de manera que hay que ajustar las piezas polares para equilibrar el conjunto. Generalmente, una única fila de piezas polares no es suficiente para corregir el problema) ¿El resultado? No esperes el tono delgado de los pickups flotantes, estos son diferentes.

Los pickups alojan los potenciómetros de volumen y tono, de manera que estos pueden usarse mientras se toca, abriendo nuevas posibilidades a los guitarristas. Los potenciómetros pueden reemplazarse si fuera necesario.

El golpeador también tiene un conmutador de pickups rotatorio, y un otro adicional que cambia ambos pickups a bobina simple. Con este último en la posición de bobina simple y el de pickups en la posición central, la combinación resultante tiene características de humbucker.

He usado condensadores SMD con dieléctrico C0G. No creo las cosas raras que se dicen de los condensadores, pero prefiero usar dieléctricos estables y que no tengan propiedades piezoeléctricas (como la mayoría de los cerámicos).

El conmutador de pickups es muy pequeño, pero es un componente de calidad. Hice una pequeña placa de circuito impreso para él, de manera que las conexiones son mucho más limpias y fiables.

Como el golpeador integra los pickups y los controles, el peso del conjunto es bastante elevado, unos 280 gramos. Consecuentemente, necesita soportes muy firmes en la guitarra. Las dos piezas de anclaje que se ven en la foto están insertadas en cavidades, y son muy resistentes:

El jack está situado en el costado, como en la mayoría de las guitarras eléctricas. No quise ponerlo bajo el golpeador, porque no es un lugar que guste a casi ningún guitarrista. Utilizar un jack especial de los que atraviesan el bloque trasero habría sido otra opción, pero los jacks convencionales son mucho más fiables y duraderos.

En cuanto al cordal, su diseño es similar al que hice para la Siracusa de 15 pulgadas y, como aquel, también sitúa las piezas que dan tierra a las cuerdas en el interior. Sin embargo, es un poco más corto, para compensar la longitud reducida de la caja de este modelo (la Siracusa 16 es más ancha, pero también más corta que la Siracusa 15). 

El puente es el mismo que en la Siracusa 15. El pie es hueco, muy ligero. La silleta está hecha de ébano externamente, pero eso es solo una “piel”; en su interior tiene un núcleo de grafito. El mecanismo de ajuste es más pequeño y ligero que las ruedecillas de ajuste tradicionales.

Si has leído la descripción, entenderás que no hay otra guitarra como esta en el mercado. Sin embargo, debes probar una para darte cuenta del sentido común que hay en ella, y el cuidado que he puesto en cuanto al tono y la comodidad. He dado prioridad a la tarea de distribuir estas guitarras tan ampliamente como me sea posible. Si quieres probar una, mándame un email.