No puedo parar quieto

Hace poco expliqué, en mi anterior entrada en este blog de noticias, cómo había cambiado el diseño del golpeador de la Siracusa 16R para que tuviera un control maestro de volumen. Al final escribí:

Fue un mal momento tener que desechar el diseño anterior, pero este otro me parece que está lleno de buenas ideas, y ahora mismo no puedo encontrar nada que me disguste (aunque seguramente ya lo haré).

Y pasó lo que tenía que pasar: que acabé encontrando algo que no me gustaba.

Aquí está la Siracusa 16R ya terminada:

Un detalle de la pastilla:

Como veis en la foto, el pickup no es el mismo que se veía en la mencionada entrada del blog. El nuevo diseño es diferente de una manera sutil, y hay quien podría pensar que tiene algún defecto de construcción. En la etiqueta aparece su apodo:

¿La pastilla torcida? Pues algo así, pero no por error, sino por diseño. Aquí se ve de perfil en el golpeador:

Las superficies de apoyo están inclinadas, de manera que la pastilla se asiente sobre el golpeador haciendo un pequeño ángulo sobre su superficie. Aparte de eso, es 0.5 mm más delgada que las versiones anteriores (un cambio que he extendido a toda la línea de pastillas para Siracusa). Medio milímetro es todo lo que puedo bajar el grosor sin modificar cosas que no quiero tocar. No es mucho, pero entre eso y el retorcimiento ahora hay mucho más espacio entre la tapa de la guitarra y la parte inferior del golpeador, algo que es necesario para este modelo. Por otra parte, si miráis los potenciómetros, veréis que el de la izquierda está a menos altura sobre el golpeador que el de la derecha. Y ese es otro cambio: en estas pastillas torcidas uno de los soportes de los potenciómetros tiene un diseño diferente.

Ya puestos, dejadme que os hable de la guitarra un poco más. La Siracusa 16R, como comenté en el anterior post, tiene una pastilla en la posición del mástil y un piezo en la posición del puente. Las dos señales se mantienen separadas en todo momento, permitiendo así que se ecualicen y amplifiquen de manera diferente. Disponer de un control conjunto del volumen en la propia guitarra  es fundamental en un esquema como ese, y hacerlo con un grosor mínimo es lo que se logra con esa construcción tan poco habitual con engranajes que ya expliqué en otro post.

 

¿Cómo se utiliza algo así? Lo primero sería ajustar la ecualización, efectos y amplificación de cada fuente de manera independiente. Por ejemplo, puede conectarse la salida de la pastilla magnética a un amplificador de guitarra eléctrica, y la salida de la pastilla piezo a un amplificador de guitarra acústica. También se puede usar un amplificador de dos canales completamente independientes, por ejemplo algún modelo de AER o Acoustic Image. Una vez hecho esto, ajustaríamos la mezcla desde la guitarra, usando los botones de volumen de cada fuente, situados bajo la pastilla de mástil. Cuando la mezcla esté a nuestro gusto, usaremos el control de volumen maestro exclusivamente, como si se tratara de una guitarra archtop con los controles bajo el golpeador, de las que hay tantas. Una idea sencilla, ya veis. Aquí podéis encontrar el manual, que menciona algunas cosas más, especialmente las relativas al modo de usar los dos jacks de que dispone este modelo (de momento solo en inglés).